Y tú, ¿sabes cuál es tu propósito en la vida?

Descifrar el significado de la expresión «propósito de vida» puede resultar una labor compleja. Algunas personas sienten que es algo ligado a la relación que mantienen con sus familias o amigos. Otras, sin embargo, creen que el propósito está íntimamente conectado a la vocación, es decir, la inclinación a un estado, una profesión o una carrera. Incluso hay quienes buscan en este la realización de un sueño, un deseo o un proyecto que otros consideran inalcanzable.

En definitiva, puede que existan tantas formas de entender el propósito como personas en el mundo. Pero lo cierto es que, a lo largo de nuestra vida, casi todos hemos experimentado situaciones en las que nos hemos sentido realmente inspirados, momentos en los que parecíamos estar guiados por una conexión mágica con la actividad que estábamos desarrollando, una labor para la que parecíamos haber nacido.

sunset-731311.jpg

¿Recuerdas qué estabas haciendo la última vez que experimentaste una inmersión tal en tu labor que perdiste por completo la noción del tiempo? ¿Te has parado a pensar por qué ocurrió? ¿Y por qué en otras ocasiones, por el contrario, te sientes desmotivado e incluso abatido? Si te tomas algo de tiempo para pensarlo y contestas honestamente, estas preguntas pueden llevarte al inicio de una reflexión acerca de cuál es el verdadero significado que deseas dar a tu tiempo o, lo que es lo mismo, cuál es el auténtico propósito de tu vida.

Cada uno de nosotros tiene un propósito único.

Las preguntas sobre tu propósito pueden asaltarte en numerosas ocasiones a lo largo de tu vida. Sin embargo, suelen hacerlo en períodos de crisis, transición o cambio, como puede suceder al finalizar los años de universidad, durante un giro en la etapa profesional, tras destacados acontecimientos personales (el nacimiento de un hijo o la muerte de un ser querido) o al alcanzar la madurez y echar la vista atrás para hacer balance de los años transcurridos hasta el momento.

freedom-102409

Si hoy en día te sientes absolutamente alineado con tu propósito, enhorabuena. Si, por el contrario, todavía no tienes claro cuál es, debes mantener la calma. En primer lugar, has de saber que no estás solo. De acuerdo a una encuesta internacional realizada recientemente, más del 80 % de la población afirma no estar satisfecha y no disfrutar con aquello que realiza en su vida cotidiana. En segundo lugar, y lo más primordial: no importa la edad que tengas, aún estás a tiempo de averiguarlo y comenzar una nueva y provechosa etapa.

Cuando lo descubras, tu propósito se convertirá en la motivación capital de tu día a día, la auténtica razón por la que despertarás cada mañana. Pero conviene señalar que no es algo inamovible, sino más bien al contrario. Con el paso de los años, este puede cambiar o variar atendiendo a tus experiencias personales, así como a la lógica evolución de tus prioridades. Además, recuerda que, también por este motivo, tu propósito es algo único que te hace diferente al resto de los seres humanos y, al mismo tiempo, te conecta irrefrenablemente con ellos.

Tu propósito en la vida es tu huella, tu contribución al mundo.

Ahondar en el verdadero propósito de tu vida supone un importante ejercicio de reflexión personal. Durante esta práctica, que conviene repetir cada cierto tiempo, debes definir cuáles son tus propios valores, así como tomar conciencia de tus recursos y capacidades, tanto los que afloraron en tu niñez como aquellos que has adquirido con el tiempo.

bare-1985858

A partir de ese momento debes agregar un término más a la fórmula: qué asuntos de la vida consideras verdaderamente importantes, aquellos que te impulsan a tomar decisiones y actuar con determinación; aquellos que dejarán una huella positiva en las personas que te rodean y, de manera consecuente, en la sociedad y en el planeta.

Una vez clarifiques esas cuestiones, también tu propósito se volverá nítido. Será entonces el momento de establecer metas y de empezar a trabajar en ellas. Será entonces cuando volverás a perder la noción del tiempo, cuando de nuevo brote la pasión, cuando te invada una sensación de plenitud y felicidad, un estado necesario para superar los grandes desafíos, que también encontrarás durante el camino. Será entonces cuando definitivamente compartirás tu propósito con toda la humanidad.

¤

 El prestamista de sueños

Te presento mi nueva novela. En ella podrás conocer a Rashid, un niño que se encuentra inmerso en la búsqueda de un sueño, su formidable deseo de superación y un escenario mágico, que ha acogido a algunos de los cuentos y leyendas más célebres de la historia.

FICTICIO - PRESTAMISTA.Tr

SINOPSIS | El prestamista de sueños

El fabuloso viaje que emprende Rashid, un niño nómada que vive con su familia en el desierto, es el germen de una increíble historia que se desarrolla bajo el hechizo que impregna los reinos de la antigua Persia.

El pequeño protagonista decide buscar a un enigmático maestro, que habita en tierras lejanas, al que algunos comerciantes dicen conocer como «El prestamista de sueños». El niño, firmemente convencido de su existencia, considera que este es el único modo de lograr que su padre recobre la ilusión al descubrir cuál es el verdadero propósito de su vida. Esta gran hazaña llevará al lector a transitar por ciudades tan mágicas como Jerusalén, Damasco, Babilonia o Samarcanda, lugares únicos en los que conocerá a un gran elenco de personajes: mercaderes, pastores, artesanos o criados le irán exponiendo su particular visión del mundo y de la universal búsqueda de un sueño.

Durante la última etapa de su aventura, el muchacho tendrá la oportunidad de conocer a uno de los más grandes mercaderes de Persia. Las enseñanzas de este mentor y la cautivadora atmósfera que los rodea incitan a la reflexión, al crecimiento y al desarrollo personal.

 

¿Quieres acompañar a Rashid en su viaje? Descarga aquí los dos primeros capítulos:

El prestamista de sueños Cap.1y2

El prestamista de sueños es una hermosa fábula que busca remover el interior del lector con cuestiones que le impulsen a reflexionar y superar sus propias creencias, miedos y limitaciones, contribuyendo a su reinvención personal y profesional. Y tú, ¿sabes cuál es tu propósito en la vida? ¿Cuáles son tus sueños?

Si deseas adquirir El Prestamista de sueños en Amazon (versión Kindle o tapa blanda) o El Corte Inglés (Tagus o tapa blanda) haz clic en los siguientes enlaces:

amazonel_corte_ingles

 

 

Si lo deseas adquirir en otra plataforma: Apple Store, Casa del Libro, FNAC, KOBO, Agapea o Google Play, en haz clic en el siguiente enlace:

Comprar Ahora

También puedes solicitar tu ejemplar en cualquiera de las más de 2000 librerías que trabajan con PRHGE (Penguin Random House Grupo Editorial).

¿Estás preparado para realizar el viaje? No esperes más…

 

Javier Manjón

«En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe». Eric Offer

¤

DAR SENTIDO A TU TIEMPO ES DAR SENTIDO A TU VIDA

¿Cuál es nuestro propósito en la vida? Personas y organizaciones han de dar una respuesta definitiva a esta pregunta, lo que supondrá el impulso decisivo para que su tiempo cobre sentido y, con él, su propia existencia. No somos un producto de las circunstancias, sino, fundamentalmente, el resultado de nuestras decisiones.

El universo se transforma. En realidad, no es nada nuevo, sucede desde siempre. Sin embargo, en determinadas épocas nuestro mundo experimenta un cambio mucho más profundo, de mayor calado. De pronto, los pilares que soportan la realidad cotidiana se resquebrajan, dando lugar a un escenario de incertidumbre caracterizado por la absoluta ineficacia de las viejas creencias. La humanidad deja atrás un periodo histórico y se dispone a afrontar el inicio de otro distinto: un tiempo nuevo y desconocido que aún está por llegar.

Un cambio de época como el que estamos viviendo supone un enorme reto; un desafío ante el que personas y organizaciones se enfrentan de un modo muy distinto. Algunos optan por aferrarse a las estructuras conocidas y tratan de continuar navegando impulsados por vientos y corrientes que solo existen en el recuerdo. Otros quedan desconcertados por la celeridad de los cambios y permanecen paralizados por el miedo a lo que pueda suceder. Por último, se encuentran aquellos que deciden ser parte de la transformación y asumen que, ante la ruptura de las certezas conocidas, la mejor forma de prever el futuro es crearlo.