El viaje del héroe

No importa cuál sea tu edad. Existen etapas en tu vida personal o profesional, períodos de crisis, o tal vez de transición o de cambio, en los que puedes sentirte un tanto perdido, estancado y, en numerosas ocasiones, con ansia de evolucionar, de experimentar algo más que aquello vivido hasta el momento.

Es, en estas circunstancias, cuando puedes verte tentado e incluso abocado a realizar un viaje de transformación, un éxodo que te conduzca a encontrar un lugar mejor. Este periplo, que parece llevarte a la tierra prometida, suele comenzar como un rumor, una llamada o reclamo que te impulsa a abandonar el mundo ordinario, lo conocido. En tu interior empieza a brotar la necesidad de desarrollar potenciales dormidos, de extender unas alas no desplegadas hasta el momento. Comienza entonces lo que el psiquiatra suizo Carl Jung denominó el viaje del héroe (y que bien podiamos llamar también, el viaje de la heroína).

Como puedes imaginar, este no es un proceso sencillo. Si en este instante te estás planteando comenzar un nuevo proyecto o negocio, cambiar de puesto de trabajo o, sencillamente,  realizar un periodo de prácticas en el extranjero, conocer de antemano las fases o caminos por los que has de transitar, te puede resultar de gran ayuda, tanto en tu vida personal y familiar como en el desarrollo de tu carrera profesional.

Carl Jung identificó una transición por cuatro arquetipos:

El primero en aparecer es el inocente. Durante este periodo es muy probable que idealices las expectativas sobre ti mismo y sobre el destino elegido. Es generalmente una etapa marcada por un cúmulo de falsas ilusiones que, sin embargo, cumplen su cometido. Estas actúan como una ficción funcional, es decir, te animan e  impulsan a emprender el camino dejando a un lado las enormes dificultades que con toda probabilidad hallarás durante el mismo. En esta fase visualizarás el triunfo, el tesoro que hallarás en la nueva tierra de acogida.

Sin embargo, pronto surgen las complicaciones. En este instante, es posible que dejes de creer en ti y en tus perspectivas. Asoma el huérfano. Muchas personas dejan de creer en ellas mismas cuando llegan las primeras dificultades. Esta es la etapa de las añoranzas y de los recuerdos idealizados de tu anterior posición o de lugar de origen. Durante esta fase emergerán las dudas, te azotará la incertidumbre y te preguntarás si debes continuar con el viaje. Hay quienes también lo definen como un salto al vacío. Vivirás momentos de gran confusión e inseguridad, pero es precisamente en ese contexto, en el que brotarán nuevas actitudes.

knight-321443

Si llegado este punto decides continuar, lo harás con más fuerza que nunca. Es el ímpetu que te aporta el guerrero, la energía necesaria para superar los grandes desafíos y barreras que hallarás durante la travesía. Este luchador también te infundirá el ánimo para volver a levantarte de las caídas. Durante esta etapa ganarás en confianza y sobre todo en tenacidad. La confusión inicial irá desapareciendo y lentamente, irás saliendo a campo abierto, a un lugar donde podrás comenzar a desplegar todo tu potencial.

Finalmente, una vez hayas superado las anteriores fases, emergerá la sabiduría del mago. Con la perspectiva de todo lo vivido, este hechicero te invitará a reflexionar, a hacer balance del viaje y a encontrar el sentido a todo lo sucedido. La distancia y la experiencia adquirida, te permitirán valorar con mayor objetividad los buenos y malos momentos que has atravesado, y también a tomar conciencia de un gran logro, uno que quizá ni siquiera esperabas: un mayor conocimiento de ti mismo y una mayor comprensión de los demás.

Sin embargo, después de haberte sumergido en este proceso, de haber realizado este simbólico viaje, puede que empieces a escuchar de nuevo el rumor, la llamada que te demanda continuar en movimiento. Es probable que este reclamo interior te exija seguir buscando un nuevo territorio inexplorado, una nueva tierra donde poder continuar con tu aventura: tú mismo. La realización es una constante a lo largo de la vida, una extraordinaria sensación de ser una persona autónoma, independiente y capaz de enfrentarse y superar cada día nuevos retos. Nunca la abandones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s