Cómo lograr un equipo inspirado

Si así lo deseas, puedes intentar alcanzar tu meta solo, sin la ayuda de nadie. No obstante, si decides solicitar ayuda, debes saber que tu objetivo se convertirá en algo más grande, en un gran sueño formado por las aspiraciones de todos los que luchan y se esfuerzan por alcanzarlo.

Si esto sucede (que es lo más habitual, piensa que Edmund Hillary jamás hubiera alcanzado la cima del Everest sin la formidable ayuda del sherpa nepalí Tenzing Norgay), te presento algunos consejos que pueden contribuir a lograr tu objetivo, manteniendo inspirados a todos los miembros del equipo:

– Lo primero que debes hacer, y quizá una de las cuestiones más importantes, es comunicar y explicar con claridad el propósito de su trabajo. Haz saber al grupo que su esfuerzo no aporta únicamente un resultado económico sino algo más grande, algo que deja huella en los clientes, en la sociedad y en el planeta. Asegúrate que todos entienden y comparten su significado.

– Vivimos en una sociedad acelerada y empapada en tecnología. Por eso es importante encontrar momentos para conocer a la persona, no solo al empleado. Su implicación y su trabajo es fruto de sus aptitudes pero también de su disposición de ánimo, de su actitud para lograrlo. Averigua pues cómo es el ser humano y préstale la atención que se merece.

– Dedica tiempo a explicar cómo el día a día de su trabajo contribuye a la resolución de problemas, así como especialmente, al logro de metas para la compañía. El resultado es una suma de voluntades que proceden del esfuerzo individual y especialmente, del esfuerzo colectivo, el de todo el equipo.

– Descubre y activa el talento que posee cada empleado. Cada persona es única y posee cualidades excepcionales, aunque quizá alguna de ellas aún no haya aflorado. Detectarlas y sacarlas a la luz será algo extraordinario tanto para el empleado como para la compañía.

– Impulsa el crecimiento de tu equipo mostrando sin temor todo tu conocimiento, pero también aprende de él. Muchos empleados están cansados de oír lo que deben hacer. Dales voz, escucha de forma activa y valora el aprendizaje que puedes obtener de cada uno de ellos.

– Favorece que tu equipo forme parte de proyectos innovadores, y no solo durante las fases de generación y tamizado de ideas, también en su proceso de desarrollo. Crear, ver la evolución de una idea y el resultado de la misma es una de las labores más gratificantes para el ser humano.

– Siempre que haya esfuerzo, respeta y valora su trabajo, no solo cuando este te ha sorprendido, también cuando te decepciona, o sencillamente, no era lo que esperabas. El reconocimiento es necesario, pero debes aprovechar para recordar el valor que posee ganarse el respeto del resto de profesionales del equipo.

Por último, una cuestión importante: no olvides que la inspiración no se enciende y se apaga, no lo busques, no tiene interruptor. Este ha de ser un comportamiento constante y basado en la confianza. Si confías en todos los miembros de tu equipo, creerás en ellos. Recuerda que las personas se sienten inspiradas cuando saben que sus líderes creen en sus capacidades para lograr un propósito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s